10 razones para seguir comprando discos

7 de septiembre 2012
por Rodrigo Guendelman.
2.472veces visto
Etiquetas: , ,

www.restosdecultura.com

1. Nada suena como un disco. El vinilo es la joya de las joyas. El CD es una delicia. Y el MP3…cómo decirlo, es un tarro, lo más bajo de la fidelidad, un ruidito, una mugre.

2. Cuando hay problemas con la “nube” o te hackean o te roban el PC o se muere tu disco duro, la música digital-virtual desaparece, se pierde, caput! En cambio tus discos, tangibles, reales, materiales, no tienen ese tipo de problemas.

3. Al comprar en disquerías especializadas es probable que gastes más que si traes el disco por Amazon, pero la tienda da algo maravilloso: aprendizaje. Vas a Sonar, Respect, Funtracks o Kraftwerk (todas en Providencia y a menos de dos cuadras de distancia) y puedes preguntar, opinar, escuchar sin tener que comprar; conoces gente que te enseña y a los que tú les enseñas, interactúas. Lejos, una de las mejores formas de perder el tiempo que hay en este mundo.

4. Los discos, por lo general, traen un librito, un booklet, con datos, fechas, nombres de productores, colaboradores y letras de canciones. A veces ese booklet se abre y se transforma en póster. A veces la misma caja del CD se convierte en una pequeña escultura.

5. Si el día de mañana tienes apuros económicos, vendes tu colección de discos. Los vinilos son como las casas, suben y suben. Los CD´s son como los departamentos, bajan pero siguen valiendo. Los MP3 son como el aire. ¿Se entiende la ironía?

6. Una colección de discos habla de ti. Le dice al mundo que coleccionas cultura, que tu tiempo libre lo dedicas a una actividad tan noble como la música, que sabes cosas que otros no saben, que eres alguien que siempre está buscando y que jamás pierde su capacidad de asombro.

7. Los discos son objetos reales, tangibles. Existen. Y se pueden mostrar. ¿Habrá algo más cool que invitarl@ a tu casa por primera vez y mostrarle tu colección?

8. Quien compra y colecciona discos, los cuida. Quien cuida algo con cariño, es alguien que a mí, al menos, me parece un buen tipo.

9. ¿Quieres salir a correr y necesitas música en tu celular? No hay problema, ripeas tus discos, los subes al smartphone y quedas listo para el trote, la caminata o lo que quieras. El sonido que queda guardado es de mucha más calidad que si lo hubieras bajado de Internet y no le estás robando a ningún artista.

10. Finalmente, ¿en qué le pides un autógrafo a tu músico favorito si no es en un disco? ¿En una polera? La lavas y perdiste. ¿En tu muslo? ¿En la mano? ¡Por favor! No hay como el disco. ¡No hay!