10 RAZONES POR LAS QUE NUNCA TIENES SUFICIENTES POLERAS

22 de septiembre 2012
por Gap Chile.
1.126veces visto

1. Porque es el elemento más básico e indispensable de una persona descontando los jeans y la ropa interior. Sin poleras no hay clóset, no hay look.

2. Porque son de culto. Tenemos la clásica de los Rolling Stones, de Don Ramón, Star Wars, Smile, The Ramones, Bob Esponja, “Una persona que me quiere mucho me trajo esta polera de”,…, y así infinidad de diseños que son un ícono de la cultura pop.

3. ¡Comodidad! No hay nada más sentador. Una polera siempre queda bien y es fácil de llevar.

4. Porque si la tienes en rojo, blanco, negro, gris, fucsia, verde, amarillo, azul, naranja o morado, en algún momento la necesitarás en beige, rosado, burdeo, grafito, petróleo, a rayas, a cuadros, a rombos, etc.

5. Porque se han reinventado lo suficiente como para estar en diferentes estilos: cuello redondo, cuello V (profundo y no tanto), con mangas/sin mangas, piqué, tres cuartos, brillantes, estampadas, etc.

6. Porque una polera habla de ti mismo, de tu estilo, de lo que te gusta y lo que no, de las personas a quien admiras, de la forma en la que te muestras al mundo.

7. Porque aunque no hayas ido a la lavandería en semanas y tienes un alto de ropa sucia acumulada, como tienes tantas poleras, siempre hay una que salva en tu clóset y que puedes ocupar ese día.

8. Porque si efectivamente agotaste todas tus poleras, puedes ir al clóset de un amigo, hermano, de tus papás o de tus hijos y en 30 segundos encontrarás una que te guste y te quede bien. Si te queda ajustada puede ser hasta sexy. Si te queda enorme, puedes apelar a los ´80 o a los ´90 y decir que el oversize ha vuelto.

9. Porque los diseñadores independientes han hecho una tremenda labor al jugar y transformar las poleras para darles un toque auténtico, arriesgado, mezclando texturas, aplicando estampados entretenidos, usando algodón orgánico, etc.

10. Finalmente porque es divertido comprarlas. Las marcas como Gap se dedican todos los días a darles una vuelta para entregarlas en la mayor cantidad de formas posibles y con buena calidad, para que duren muchos años e incluso puedas heredárselas a tus hijos o hermanos menores.