5 RAZONES PARA NO PERDERSE SANTIAGO EN NOVIEMBRE

8 de noviembre 2012
por Rodrigo Guendelman.
1.942veces visto

@santiagoadicto

Los árboles florecidos, los festivales urbanos y la música al aire libre son algunas de las razones que propone Rodrigo Guendelman para no perderse Santiago en este mes.

1. Los ceibos. Súbitamente, y después de un silencio de más de diez meses, aparecen flores rojas en cientos de árboles de Santiago. Son los ceibos que han florecido en noviembre y que le agregan una extraordinaria belleza a la ciudad. Por lo general se trata de árboles grandes, de al menos cinco metros, pero dependiendo su antigüedad pueden superar a un edificio de diez pisos. Menos conocido que el precioso jacarandá de hojas moradas, que también florece en esta época, el ceibo es un árbol que hay que descubrir, admirar y contemplar. Dos datos: a) es el árbol nacional de Argentina b) la calle Ricardo Cumming está llena de ceibos en su eje central.

2. Los festivales urbanos. Noviembre es el mes de los festivales multitudinarios, transversales y creativos. Basta ver dos ejemplos que ocurren ahora. Está el “Hecho en casa”, Primer Festival de Intervención Urbana, del 16 al 25 de noviembre. Y está “Common Pitch”, un gran evento de tres días (29/11 al 1/12) donde se mezcla Al Gore con Devendra Banhart, emprendimiento con innovación y rock speakers con música indie.

3. Calidad de vida. En noviembre oscurece tarde, las noches son templadas, desaparece definitivamente el smog, se puede hacer deporte al aire libre hasta cerca de las nueve de la noche, abren las piscinas (como la Tupahue y la  espectacular Antilén, ambas en el Cerro San Cristóbal) y las terrazas de los bares y restaurantes se despliegan en gloria y majestad.

4. La música al aire libre. En un mismo mes tenemos en Santiago el Festival Maquinaria, Creamfields, Primavera Fauna, Festifunk y La Cumbre del Rock Chileno. Todos, grandes eventos que congregan a muchas bandas y a mucho público. Lógico, noviembre es sinónimo de buen clima asegurado y todavía no hemos colapsado nuestras billeteras con las compras navideñas.

5.La sonrisa a flor de piel. No hay mes en que el santiaguino ande más simpático que en noviembre. En su mente ya empezó la cuenta regresiva para las vacaciones, se junta más con sus amigos porque las tardes son más largas y, si es hombre, está fascinado por la cantidad de mujeres guapas que ve desfilar frente a sus ojos. Además, el hecho de que la ciudad se ponga más linda y más entretenida repercute positivamente en su estado de ánimo. ¡Grande Noviembre!