¡COCINEMOS CON NUESTROS NIÑOS!

10 de julio 2016
por Alejandra Mulet.
248veces visto

A más de alguno de nosotros cuando éramos niños se nos paso por la cabeza ser chef o al menos más de alguna vez ayudamos a nuestras mamás o abuelas a cocinar algo, por más sencillo que fuera nos sentíamos grandes, terminábamos felices con el resultado de lo preparado y con ganas de seguir metiendo las manos en la masa.

A muchos quizás no los dejaban poner ni un pie dentro de la cocina por temor a un accidente o simplemente porque no era cosa de niños.

pizza-1013631_960_720

Hoy, muy por el contrario, la tendencia es enseñarles desde muy chicos a nuestros niños a cocinar. Es más, creo que debiese existir en todos los colegios la asignatura de cocina como obligatoria, ya que cocinar no solo implica meter las manos en la masa sino que también aprender los nombres de productos, distinguir y conocer diferentes aromas, sabores, texturas y colores, además de aprender a usar utensilios, técnicas y tipos de cocción por ejemplo.

Cocinar es un arte que muchas veces se hereda y en otras oportunidades se aprende y qué mejor que aprenderlo de la propia madre que con cariño y mucho amor cocina para sus niños. Y mejor aún si esa madre integra a sus niños al mundo de la cocina.

Screen Shot 2016-07-08 at 11.58.37

Cocinar con los niños es toda una experiencia, desde enseñarles que deben lavarse las manos antes de manipular cualquier alimento, elegir la receta, juntar los ingredientes y utensilios que se ocuparan, picar, mezclar, revolver, cocinar, ordenar, montar, decorar y probar. Una experiencia que educa, entrega disciplina y valores como el de la responsabilidad y el de colaborar en casa.

También es una forma de fomentar la creatividad en los niños ya que al dejarlos manipular alimentos y moldearlos,  ellos le dan vida a figuras especiales e incluso a formas curiosas como hacer un pan con forma de corazón  o una pizza con carita feliz.

La hora de decorar o montar lo preparado creo que es a favorita de los niños ya que es aquí donde expresan todo su mundo interior y creatividad además de ayudar a desarrollar su destreza manual y motricidad fina. Con esto también los ayudamos a reafirmar su seguridad, autonomía y darse cuenta que pueden desarrollar nuevas ideas haciendo así crecer su autoestima.

image2

Y lo más importante es ir enseñándole a nuestros niños el paso a paso de lo que vamos haciendo, que nos ayuden y que nosotros mismos vayamos integrándolos en cada etapa mostrándoles y enseñándoles qué es lo que estamos haciendo y qué es lo que estamos usando. En el caso de los productos hacer que los toquen, los huelan y los prueben para que vayan aprendiendo a identificar aromas, sabores y texturas. No hay nada más gratificante que los niños distingan aromas para fomentar el desarrollo del olfato y así el mundo de los recuerdos que nos marcan de por vida.

Aprovechemos los fines de semana para cocinar con ellos en familia, las tardes para hacer algo más simple y ahora que vienen las vacaciones de invierno para cocinar con todo el tiempo del mundo y la máxima dedicación. Sin duda un lindo recuerdo que nuestros niños nunca olvidaran y que cuando grandes recuerdan con mucho cariño y admiración.

image3