El museo de autos que deja con la boca abierta

6 de febrero 2013
por Rodrigo Guendelman.
1.729veces visto
Etiquetas: ,

Había escuchado hablar del Museo Jedimar, una colección privada de autos que estaba en  alguna parte de Santiago, pero como no soy tuerca ni un obsesivo de las cuatro ruedas, jamás le presté mucha atención. Hasta que, por esas cosas de la vida, pasé por delante del número 1240 de la calle San Francisco de Borja, en la comuna de Estación Central, y lo vi. Nada demasiado auspicioso por fuera, pero la curiosidad me hizo entrar.

Imaginen onomatopeyas del tipo “Uau!”, “Noooo” y varias del estilo apenas me enfrenté a la antigua usina, de principios del siglo pasado, que fue una fábrica de azúcar y que tiene más de seis mil metros cuadrados. Si el edificio sorprende, lo que hay adentro deja boquiabierto. Más de cincuenta autos de colección, pero ¡qué colección!, una de las más variadas, tanto en vehículos antiguos como clásicos de Sudamérica.

Desde el Benz Patent Motor Car de 1886 hasta el hermoso Bugatti 35 de los años 20, el mismo de la foto que acompaña este artículo. Desde el Isetta BMW 300 (más conocido como “Huevito”) hasta un sexy Corvette 1957. Desde el Alfa Romeo 1900 Zagato Coupé hasta el muy escaso BMW M1 de 1975. Y, créanme, la lista es muy larga y simplemente notable. Además, no sólo están los autos. La familia del ya fallecido Jesús Diez Martínez (de ahí las iniciales Je-Di-Mar), quien empezó a coleccionar autos en 1967, ha incorporado aviones, motos y hasta lanchas antiguas.

Museo Jedimar

Un verdadero palacio del diseño y la historia que se puede visitar los viernes, sábados y domingos de 10:00 a 18:00 hrs. La entrada cuesta  $3.500 (niños y estudiantes $ 1.500) y el sitio web es www.coleccionjedimar.cl