Iggy Pop, su nombre es peligro

24 de septiembre 2016
por Mauricio Jurgensen.
84veces visto

A los cinco minutos de show ya había hecho más cosas que miles de “rockeros” en los últimos 50 años. James Newell Osterberg Jr., ese torbellino que el mundo conoce como Iggy Pop o más popularmente como “la iguana”, ya sumaba 62 años de edad cuando subió al escenario central del Planeta Terra, un festival que se hizo en noviembre de 2009 en Sao Paulo, Brasil -en un parque de diversiones llamado Playcenter- y que contaba con su grupo fundacional, los Stooges, como la principal atracción de un cartel que también incluía a Primal Scream y Sonic Youth.

screen-shot-2016-09-21-at-11-12-34-am

Pasadas las nueve de la noche, los acordes de Raw Power (1973) estremecieron las torres de sonido y entendimos de golpe bajo uno de esos repentinos aguaceros tropicales y que sólo aportaron más dramatismo a la escena por qué este hombre es una leyenda viva del rocanrol.

Durante las tres primeras canciones, Iggy Pop se tiró un piscinazo hacia el público (eso conocido como “stage diving”, que inventó él mismo durante un show de 1969), tropezó fenomenalmente cuando intentaba subir al escenario, se “ahorcó” con el cable de su micrófono, se golpeó duramente la cabeza con el mismo, se fue de empujones con sus compañeros de banda, pateó amplificadores y parlantes de retorno y se bañó con una botella de agua mineral que abrió con los dientes y que terminó metiendo en su entrepierna simulando una erección de aquellas.

screen-shot-2016-09-21-at-11-12-43-am
Podríamos decir que casi se olvidó de cantar, porque a la altura del sexto tema -uno llamado Shake Appeal- y mientras los guardias de seguridad se tomaban la cabeza con las dos manos incapaces de controlarlo, Iggy Pop no encontró nada mejor que dejar que subieran más de 50 personas generando un caos pocas veces visto en escenarios de esta parte del mundo. Y la sensación fue la misma que ha provocado desde que partió en el negocio: peligro.

Esa idea del caos, del riesgo, de lo inesperado que muchos simulan, pero que pocos encarnan con fidelidad como el agrietado rockero que debutará en Chile con un concierto fijado para el lunes 10 de octubre en el Movistar Arena. Sus inicios fueron aún más salvajes: exhibicionismo, automutilación y enfrentamientos a mano limpia con el público más hostil. Pero incluso en su versión moderada, en esta vuelta adulta y con la merma evidente de su deterioro físico, Iggy Pop mete más miedo que muchos aprendices de su historia y logra recrear ese viejo concepto por el que alguna vez el rock fue llamado el género más peligroso del mundo.

screen-shot-2016-09-21-at-11-12-38-am