Jean Paul Gaultier y cómo hacer una exposición original

26 de febrero 2014
por Pia Fouilloux.
502veces visto

La semana pasada fui a ver la exposición The Fashion World of Jean Paul Gaultier: From the Sidewalk to the Catwalk que está en el Museo de Brooklyn. Pensé que iba a ver un montón de maniquíes con diseños originales y un par de fotos alusivas al francés y debo confesar que me tapó la boca. Obvio que fui porque me interesa la moda, pero hablando de la puesta en escena, me encantó. Y les quiero contar por qué.

Pía Fouilloux

Pía Fouilloux

Primero, los maniquíes hablaban. No literal, por supuesto. Los genios que pararon la exhibición tenían unos proyectores que animaban la cara de los muñecos. Pestañaban, cantaban, silbaban… igual al principio me dio un poco de cosa, pero después lo encontré demasiado genial. Acá pueden ver un video que subí a Instagram cuando Jean Paul me “saludó”.

Pía Fouilloux

La exposición estaba dividida en diferentes salones, donde cada uno trataba de un tema diferente, contando alguna época de la vida del diseñador. También había uno dedicado al vestuario que Gaultier le hizo a Madonna en su gira World Ambition donde creó el conocido “cone brassiere”.

Pía Fouilloux

También me pareció genial que además de contar la transformación del diseñador a través de un paseo por su vida, sus creaciones e inspiraciones, contextualizaban con lo que pasaba en ese momento en el mundo. Siempre ligado a lo que en ese minuto podría llegar a sentir el diseñador y por qué decidió crear tal o cual prenda o colección. Otro detalle que me encantó era que en varios lugares habían pequeñas preguntas sobre qué te gustaba de Gaultier, donde encontrabas inspiración y habían papeles y lápices para que uno dejara su mensaje.

Pía Fouilloux

Pía Fouilloux

Y por último, además de que los maniquíes contaban historias y hasta a veces cantaban, habían varias pantallas que transmitían mensajes o entrevistas de Jean Paul Gaultier. De todas las que escuché, la frase que más me gustó fue: “Except for the medieval codpiece and the bra, garments have never had gender”. Creo que resume un poco al francés, que ha luchado tanto para que la ropa interior deje de usarse a escondidas.