La Grande Bellezza: En búsqueda de la inspiración, por Daniel Canala-Echevarría

7 de mayo 2014
por Gap Chile.
608veces visto

Frente a esta película no hay medias tintas. O te fascina y, probablemente, la guardes dentro de tu colección de imperdibles que volverás a ver varias veces; o la odias y prescindes de ella para siempre… suponiendo que soportaste verla hasta el final. Indiferencia, jamás. Porque si de algo se encarga –con maestría, por cierto– su director, Paolo Sorrentino, es de hacer una cinta provocadora, desafiante y, a ratos, irritante.

la-grande-belleza-2

Su protagonista es Jep Gambardella (Toni Servillo), escritor de un único gran éxito cuarenta años atrás, quien con el tiempo se ha reconvertido en periodista. Se trata de un hombre de una seguridad avasalladora, capaz de aniquilar a cualquiera con las palabras perfectas en el minuto exacto. Un tipo cauto, silencioso, pero de una inteligencia superior, que ha dedicado sus últimos años de vida a participar en bacanales colmadas de drogas, alcohol y sexo, con hombres y mujeres de cuerpos perfectos y grandes glorias en decadencia. Hasta el día en que cumple 65 años, momento en que decide replantear su superficial estilo de vida, juramentándose no hacer nunca más nada que realmente no quiera.

El contexto es Roma, ciudad por la que circulan decenas de personajes tan extravagantes como grotescos, quienes dan vida a una cinta compleja, que invita al espectador a deambular por momentos de un humor exquisito, para al instante siguiente golpearlo con escenas en que abundan la mezquindad, lo mundano y lo trivial. Porque es ése, justamente, el viaje que Jep debe realizar para encontrar la inspiración para su nueva novela, ésa que lleva esperando cuatro décadas a falta de una gran belleza que la ilumine.

la-grande-belleza-1

La seguridad del protagonista en sí mismo es tal –fundamentada en el éxito de su única novela, que le ha mantenido en boca de todos los círculos sociales y culturales de la ciudad, con admiradores que le siguen donde vaya–, que es consciente de su poder de destruir cualquier fiesta y, con ello, a cualquiera que se le enfrente. En ello subyace una potente crítica a la sociedad italiana, lo que al filme le ha significado innumerables cuestionamientos provenientes de su país de origen. Pese a ello, en febrero pasado venció en los premios Oscar a la favorita, la cinta danesa “Jagten” (La cacería), quedándose con la estatuilla a mejor película en lengua extranjera. Para muchos, un espaldarazo impensado.

Las referencias –obvias y no tanto– a “La Dolce Vita”, son una clara demostración de la admiración de Paolo Sorrentino por la obra de Federico Fellini. Roma, la decadencia, la religión, mujeres desnudas, fiestas e incluso el modo narrativo episódico, son una suerte de homenaje a una cinta que marcó época y elevó al cine italiano a una nueva categoría. Casi una celebración, como las que abundan en “La Grande Bellezza”.

#Colaboradores

Cecilia Rivera

Dueña de Chile Momentum. Amante del deporte y la playa.

Daniel Glukman

Panadero & Pastelero. Fundador de Daniel’s Bakery & Cafe

Fiorella Cosignani

Wanderlust, Travel Blogger , Amante del Yoga

Josefina Leniz

Diseñadora, creadora del sitio de moda y estilo de vida Cut y Paste

Julián García-Reyes

Director de Rinoceronte.fm, R.Media y DJ. Ex director de Radio Horizonte

Pia Fouilloux

Periodista viviendo the real NY. No soy fashion, pero me gusta observar.

Rodrigo Guendelman

Comunicador en radio, prensa y televisión.

Virginia de Maria

Chef y creadora del blog www.virginiademaria.cl