Los cinco imprescindibles para el invierno

22 de marzo 2013
por Pia Fouilloux.
1.544veces visto

Se supone que esta semana ya empezó la primavera por este lado del mundo. Si en Chile se están quejando que hace un calor insoportable, por acá la cosa es al revés pues hasta nevó la semana pasada. Por lo mismo, y porque aún no se ha ido el invierno, les quiero contar de los 5 imprescindibles que vi durante el invierno en las mujeres de Nueva York.

Beanie: debo confesar que jamás usé ningún tipo de gorro en Santiago. Pero desde que llegué a este frío polar, no se puede vivir sin un gorro. Pero no es cualquiera: son los beanies. Esos típicos gorros de hombres que son un poco largos y que quedan medios sueltos. Hay miles de formas y hasta con pompones. Lo recomiendo para cualquier look pues he visto a oficinistas súper formales con un gorrito ondero y de verdad que se ven estilosas.

Gentileza Pía Fouilloux

Todo oversize: sigo viendo mucho “boyfriend style” por estos lados. Jeans, camisas, chaquetas, blazer, jeans y accesorios. Pero los abrigos anchos, de mangas largas son los que más se usan. Los blazers largos, medios ochenteros, estuvieron en todas las vitrinas de NY por mucho tiempo. Los abrigos tipo capa son otro must, aunque son más formales, son súper cómodos porque puedes ponerte miles de cosas abajo y no pareces oso.

Gentileza Pía Fouilloux

Cuero: hace un tiempo leí una encuesta de un sitio gringo donde muchas mujeres conocidas decían que la prenda que más se arrepentían de haber usado eran los pantalones de cuero. Estaban muy equivocadas pues el cuero –convengamos que hablo del sintético- viene fuertísimo este invierno en todo tipo de prendas. Los must: chaqueta media rockera, faldas cortas y ajustadas, pantalones y vi muchos abrigos con aplicaciones de cuero en cuellos y mangas.

Gentileza Pía Fouilloux

Botas altas: siempre pensé que sólo las modelos de 2 metros de piernas las podían usar. Pero no. Las mujeres bajas también podemos usarlas y de hecho, las botas hasta la rodillas crean un efecto visual de alargar las piernas. Ojo que al decir “largas” no son las que llegan a los muslos, son hasta la rodilla, como tope.

Colores: acá no hay mucha variedad porque los protagonistas siempre son el negro, blanco, café y sus derivaciones. Eso sí que viene con fuerza el color vino tinto o Burgundy. Los accesorios –como los beanies-, tienen que ser flúor.