Orange Is The New Black, dos temporadas y mucho por venir

15 de julio 2014
por Zancada.
470veces visto

Orange Is The New Black ha saldado, o mejor dicho, comenzado a saldar de alguna manera la escasez de fuertes roles protagónicos femeninos en la pantalla. En esta serie de Jenji Kohan, basada en el bestseller autobiográfico de Piper Kerman, abundan las mujeres con carácter, las historias fuertes protagonizadas por personajes igual de fuertes, que viven, luchan y sienten con igual intensidad, en el más desolador de los escenarios: la cárcel.

Netflix tiene disponibles los 13 capítulos de cada una de sus dos temporadas, y cada vez las situaciones se tornan más sobrecogedoras y los personajes más entrañables. La familiaridad que se va adquiriendo con las reclusas hace que ver un nuevo capítulo se vuelva una adicción que puede derivar en noches enteras de desvelo pensando: “y si veo otro más?”.

oitnb2

Taylor Schilling, como Piper Chapman es eje central de la serie pero la historia de cada una tiene un valor en sí misma, y me atrevería a decir que cada espectador tiene alguna favorita: puede ser Red, la rusa que enfrenta las variaciones jerárquicas entre sus pares; Poussey y su educado pasado; Morello y su permanente condición de novia; Tasty y sus sentimientos encontrados; Nicky y su humor negro, la imbatible Big Boo, Crazy Eyes, Sophia, o quizás hasta Pennsatucky junto con sus delirios de grandeza celestial. Todas tienen tanto que decir!

Orange Is The New Black entró a la pelea como una serie más, compitiéndole de tú a tú a AMC, HBO aunque provenga de un lugar más joven e inesperado: la Internet. Una gran muestra de ello son las doce nominaciones que acaba de recibir en los Emmy 2014, una cantidad nada despreciable si nos ponemos a revisar lo mezquinos que habían sido los premios frente a estos nuevos protagonistas (House of Cards, por ejemplo). Es de esperar que la racha siga y nuevos contenidos generados en distintos medios así de accesibles sigan haciéndonos ganar a nosotros: la audiencia.