¿Una dieta saludable? El Balance Ácido- Alcalino

21 de octubre 2015
por Darko Peric.
650veces visto

Hace un tiempo que la alimentación saludable está en boca de todos y varias revistas la incluyen en sus secciones de tendencias. Si bien, muchos empiezan a interesarse probando un cambio de hábito o haciendo su primer detox de jugos, ésta es una tendencia que viene para quedarse.

Apples-1-Alexandra-Whitney-Photography

Toma tiempo eso sí, porque toda la información está diseminada y hay un grado de desinformación. Muchas de las personas que hablan de enzimas, probióticos y dietas diversas no necesariamente tienen estudios de medicina, por un lado te van a decir que las frutas son buenas, y por otro te pueden decir que no. La industria alimenticia aprovecha cada oportunidad de marketing y  saca productos “light” o “saludables” que no son un aporte para nuestro cuerpo, sino un atajo para el que tiene culpa y un espejismo para el ignorante. Y los que sí deberían saber sobre salud, en verdad saben más sobre cómo tratar enfermedades usando productos de la industria farmacéutica que cómo prevenir y mantener la salud de la mano de una buena alimentación.

Entonces, ¿qué podemos hacer? ¿A quién creerle cuando hay tantas voces? La verdad,  yo no voy a decir que tengo la respuesta, sería irresponsable. Pero sí tengo una opinión y una historia. En cuanto a la primera, además de escéptico, me gusta ver dónde están los incentivos para ver dónde puede estar la verdad y luego hago el trabajo de detective: investigo, experimento y desde esa experiencia formulo nuevas conclusiones.

melos-1

En cuanto a mi historia: es un degradé.  Cada grano de arena suma. De niño me llevaban a la aldea naturista, luego viví entre Europa y EEUU, expuesto a una industria alimenticia mucho más consciente, la revolución de lo orgánico, la aparición de nuevos productos y supermercados como Wholefoods. Pero el verdadero cambio fue cuando empecé “La Prensa” junto a Blanca Valdés. Quizá por querer hacer las cosas mejor o por miedo a hacerlas mal me puse a leer todo lo que fui encontrando y aparecieron personajes como Néstor Palmetti, Max Gerson o David Perlmutter que de una u otra forma unificaron esta información.  Y si bien existen diferencias, encontré en sus similitudes el esqueleto por donde hoy transito.

Pero ya basta de hablar de mí y  de la alimentación en términos tan generales. Eso fue a modo de presentación. Hoy me interesa hablar de algo transversal a todos los libros que me han gustado hasta ahora: el balance ácido-alcalino.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando nuestro cuerpo está en homeostasis (equilibrio interno) el PH de la sangre es de 7.4. Para los que no pusieron atención en clases de química, de un rango de 0 a 14, 0 es ácido, 7 es Neutro y 14 es Alcalino.  Por lo tanto nuestro PH es levemente alcalino. Salvo los jugos gástricos, los otros fluidos del cuerpo también se mantienen en rangos alcalinos.

Si bien esto de lo que hablo puede ser algo denso, es bastante simple y corto. Nuestra sangre tiene un rango del que no puede desviarse (entre 7.35 y 7.45) y ésta se encarga de llevar nutrientes y luego retirar los deshechos de la metabolización de éstos. Cuando consumimos alimentos que acidifican, básicamente son sus deshechos los que generan esto (por ejemplo un limón alcaliniza, al contrario de lo que uno podría pensar).  Pero como la sangre no puede desviarse del rango alcalino, entonces nuestro cuerpo debe recurrir a sus reservas de minerales alcalinizantes para contrarrestar el efecto, entre ellos calcio, potasio y magnesio.  Cuando comemos alimentos acidificantes continuamente lo que hacemos es gastar estas reservas y con ello surgen problemas como la osteoporosis. Por la misma lógica es interesante pensar que la gente pensaría que tomar leche podría resolver este problema, cuando los lácteos acidifican el cuerpo, por lo que si el calcio de la leche no se fija, entonces el metabolismo de ésta puede generar el efecto adverso.

Otra razón para mantener un ambiente alcalino es que un ambiente ácido es el ideal para virases, candida, parásitos y células de cáncer. La acidez del organismo también puede llevar a la fatiga crónica, artritis y alergias.

almond

¿Entonces no podemos comer nada que acidifique? No es tan así. Hay alimentos que tienen un muy buen valor nutricional y cuya acidez es sólo contrarrestada por alimentos que alcalinizan. Por lo tanto, el llamado es a tratar de balancear estos alimentos (70/30 es una buena proporción) y usar ciertos tips, como usar una hoja de repollo al cocer alimentos muy acidificantes.

Y para terminar, les dejo una lista de alimentos en cada categoría.  Si ves que todos los alimentos que consumes diariamente son acidificantes, entonces puede ser importante que veas la opción de cambiar tus hábitos o buscar más información al respecto.

ALCALINIZANTES

ACIDIFICANTES

Pasas

Porotos Blancos

Almendras

Dátiles

Zanahoria

Betarraga

Apio

Melón

Damasco

Naranja

Repollo

Tomate

Limón

Manzana

Y más

Panceta de cerdo

Pollo hervido

Pavo asado

Carne de vaca

Maní

Clara de Huevo

Salmón fresco

Crackers integrales

Nueces

Pan integral

Queso de vaca

Ricota

Pan blanco

Arroz hervido

Fideos

fuentes: Nutrición vitalizante, Nestor Palmetti. The Body Ecology Diet, Donna Gates